¿Tiene sentido la parametrización bajo el método G7®?

El mundo de la impresión de packaging está experimentando como otros sectores un crecimiento exponencial y un cambio en las tendencias de calidad.

Esta calidad no siempre está bien definida por los profesionales que intervienen y existe cierta tendencia a aceptar como objetivo las especificaciones de impresión que están bien definidas y marcadas para una impresión parametrizada y controlada en sus tintas, materiales y procesos de impresión.

El asumir que no alcanzamos esos objetivos desde un principio nos lleva a dos situaciones, la aceptación que no vamos a llegar a objetivos de inicio pero que tenemos una guía o la frustración por no conseguir dichos objetivos

Por eso os queremos introducir el método G7® (marca registrada de Idealliance), ya que vamos a disponer de unas especificaciones de impresión que va a permitir a los impresores trabajar con precisión de color en todo momento.

Cada día, más marcas y agencias de diseño exigen dicha certificación a las empresas a los que contratan los servicios de impresión. ¿Por qué? Esta alta demanda está directamente relacionada con el conocimiento actual que se tiene sobre la psicología del color. Las marcas saben como éste influye en los consumidores, en la percepción que se tiene sobre un producto y el peso sobre la decisión de compra.




¿Cuáles son los beneficios más destacados del método G7®?


  • Los diseños pueden ser impresos en cualquier lugar

G7® tiene la capacidad de alinear TODOS los dispositivos de impresión para un archivo, una calibración y un objetivo parametrizado.

Esto permite a las marcas que subcontratan los trabajos a diferente iimprentas en cualquier ubicación mantener la calidad del producto, siempre que tengan dicha certificación.


  • Consistencia de color

Siguiendo con el punto anterior, las marcas invierten grandes cantidades en el diseño de logotipos y búsqueda de colores corporativos, así como en la maquetación de sus embalajes. Necesitan impresiones que les aseguren la consistencia de color, imprescindible para generar branding.


  • Garantiza la excelencia

Esta certificación es un sello de calidad, es el estándar líder en cualquier industria de packaging como el offset, flexografía, huecograbado, digital… Además, la obtención de la misma se traduce en un compromiso constante de la imprenta en la mejora y mantenimiento de la calidad de impresión.


  • Supone un ahorro de tiempo y costes muy considerable

En materiales no estandarizados, el balance de grises y la corrección del color supone una tarea muy laboriosa. No obstante, con G7® las empresas tienen sus impresos calibrados y caracterizados para no tener la necesidad de hacer dichos ajustes cada vez.

Por otro lado, la infinidad de materiales con infinitos blancos puede dar como resultado que un prensa ajustada acabe virando a magenta, cian, amarillo, verde o cualquier otro predominante. Cuando se percibe, lo habitual es que después se reajuste manualmente la desviación. Si la dominancia es de varios colores en diferentes porcentajes, habrá que tener mucho cuidado para corregir esto para poder asegurar la fidelidad del color. Esto es otro de los puntos por los que no hace falta preocuparse con G7®.


  • Control de Calidad

Con objetivos de impresión que no se cumplen en su totalidad, a menudo resulta difícil ponerse de acuerdo con los clientes sobre los resultados obtenidos

G7® ayuda en este diálogo cliente-proveedor ya que establece una referencias claras, concisas y alcanzables para el color mediante su proceso de parametrización

Si una empresa cuenta con la certificación G7®, la eficacia y productividad a la hora de imprimir aumenta y se convierte en lo habitual.

La confianza que se establece con el cliente reduce las visitas para la aprobación de impresión de diseños.


¿Necesitas más información? ¡Contáctanos! En GPG nuestros técnicos disponen de la certificación G7®, lo que nos permite tener información de primera mano sobre los últimos estándares y mejores métodos de trabajo para mejorar los procesos de producción.